Soy Dani

Y me dedico al aprendizaje. El de mis alumnos, compañeros y el mío. Y sí, me considero un profesor (de lengua y literatura) feliz de trabajar para adolescentes.

Me licencié en Filología Hispánica en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), así que tras no haber hecho ni una sola asignatura relacionada con la docencia y desoyendo los consejos de muchos que me recomendaban simplemente tramitar en unas semanas el Curs d’aptitud pedagògica (CAP), preferí realizar el por entonces experimental Máster en formación del profesorado de secundaria y bachillerato.

Como muchos, empecé dando clases en centros privados hasta que llegó la llamada de la pública y con ella un largo periplo por todo tipo de centros: hasta 43 diferentes he contado. Eso no ha minado mi deseo de dedicarme a la educación. Al contrario: mi compromiso con la transformación educativa desde la experiencia de aula es más fuerte que nunca. E intento poner mi granito de arena en restituir a la escuela pública el lugar que merece: el de una institución reconocida por su carácter mixto, laico, interclasista, igualitario, crítico y de calidad. Ahí queda eso. Y es que no merecemos menos.

Acabo con algún que otro apunte personal. Si quieres tenerme a tu favor solo tienes hablarme de música y vinilos, de diseño, de bicis y motos, de café, de buen periodismo y de sabrosos coulants (sin gluten, si no es demasiado pedir).

Cualquier cosa que encuentres en alguna de
este página es tuya,únicamente recuerda que se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.